La Huella templaria en Toledo. Parte I.

La Huella templaria en Toledo. Parte I.

El entorno de la parroquia San Miguel “el alto”, constituye el meollo de la pista templaria en la ciudad de Toledo.

La Huella templaria en Toledo

 

Siendo destacable en primer lugar y en la Plaza del Seco, la llamada “Casa del Temple”. Edificio singular del casco antiguo de Toledo cuya estructura inicial data de los siglos XI-XII, conservándose de esta época un salón, una alcoba y la “algorfa” del ala occidental, con su correspondiente “alfarje”. Las posteriores modificaciones y restauraciones hacen difícil verificar las trazas originales si bien lo cuidado del interior, lo convierten en un enclave realmente sugestivo en el que respirar el aroma del Medievo toledano.

Encontramos así numerosas y ricas yeserías, así como vigas de época califal, con inscripciones árabes en las que se recogen suras del Corán. Interesante señalar aquí cómo según Julio Porres, Amador de los Ríos habría encontrado en la casa y en 1845, una alacena en la que se guardarían los documentos propios del día a día y organización de los fratres  templarios en Toledo. Por desgracia dicha alacena se vendió poco tiempo después, y la pista nos lleva primero al museo de South Kensington de Londres, y más adelante al Museo “Victoria y Alberto”, también en Londres. No volviéndose a saber desde entonces de ella…

Por otra parte, Vicente Cutanda, numerario de la academia de Artes y Ciencias históricas de Toledo, recogerá cómo la mencionada casa de la Plaza del Seco, era conocida por el acervo popular y desde siempre, como la “Casa del Temple”. Y si bien ha sido así desde hace siglos, por desgracia y de este inmueble, no se conserva ningún documento que atestigüe la cesión de esta casa a la Orden. La hipótesis más probable en cualquier caso es que la casa fuera cedida por Alfonso VII y la cesión estuviera asociada a la defensa del Puente de Alcántara, así como vinculada a la poderosa encomienda templaria de Montalbán. Situada junto a los Montes de Toledo y acompañada de un impresionante castillo, que sería el verdadero centro templario de la provincia de Toledo.

Tendríamos así en la ciudad de Toledo y vinculados al mundo templario, por un lado y extramuros, el hermoso enclave y castillo de San Servando. Y por otro, dentro de la ciudad amurallada, la mencionada “Casa del Temple” así como y muy cerca de dicha casa, la parroquia de San Miguel. Parroquia interesantísima de la que hablaremos en otra ocasión.

Da la impresión de que estos lugares intramuros de Toledo, servían de lugares de reposo, “intendencia” y oración para los templarios acuartelados en el castillo. Por otra parte, bajo esta casa y parroquia, existirá una red de galerías, estancias subterráneas y cuevas, en gran medida conservadas hoy día, que en tiempos comunicaban la parroquia de San Miguel con la Casa del Temple.

La más conocida de estas cuevas será la llamada “Cueva de San Miguel” o “Bodegas de Vázquez”, de las que en otra ocasión hablaremos largo y tendido, y que en nuestra ruta de los sábados sobre el “Toledo Mágico”, visitamos siempre.

Por otra parte, asociadas al castillo de San Servando y la orden del Temple, se contarán algunas leyendas…

Se dice así que en tiempos de Felipe II, la presencia insistente de una sombra con atavíos templarios en las almenas el castillo, tenía atemorizada a la ciudad de Toledo. Un capitán de los tercios de nombre Lorenzo de Cañada, se decidirá entonces a hacer frente al misterio y una noche de luna llena, cruzará el puente del Alcántara y entrará armado con su espada en las ruinas del castillo, dispuesto a hacer frente a lo que pudiera surgirle allí, por espectral y fantasmagórico que fuese…

A la mañana siguiente y con las primeras luces del alba, don Lorenzo cruzó de vuelta el puente de Alcántara, sano y salvo, pero también cansado de una noche entera en vela en la que dijo no haber dormido ni un instante. A partir de esa noche el fantasma templario no se volvió a aparecer y don Lorenzo, nunca quiso desvelar que había ocurrido, si bien abandonó el oficio de las armas y se ordenó sacerdote, siendo desde entonces un hombre piadoso y profundamente temeroso de Dios.

Anterior a esta historia de don Lorenzo, tendremos la leyenda de una aparición fantasmal, de porte femenino, aspecto mortecino y vestida con gasas blancas, que en tiempos de los templarios, se paseaba por la almenas de San Servando…  En éste caso, a la aparición espectral la hará frente un templario de nombre Nuño Alvear, que en una noche lúgubre de noviembre,  llegará hasta la siniestra sombra dispuesto sonsacarla su secreto. La leyenda cuenta que tras una macabra conversación sobre destinos funestos y hombres temerarios, la aparición rebelará su verdadera identidad, que no sería otra que la de la mismísima Muerte. Ésta se llevará entonces al caballero consigo, y cobrada una vida, marchará del castillo para no vérsela más.

Dos historias así similares, en un mismo enclave templario de Toledo, una ubicada en el siglo XVI y otra en el Medievo,  ambas con un “héroe” haciendo frente al misterio. Uno quizás superando la prueba pero guardando el secreto. Y otro quizás, llegando a saber más de lo que debía, pagándolo entonces con la vida…

A partir de aquí, quien quiera entender, que entienda…

Si quieres saber más, no dudes en realizar nuestra Rutas por Toledo

Autor: Gonzalo Rodríguez García.

  •  

    Reservar rutas por Toledo

    Ofertas rutas nocturnas Toledo

    YouTube Paseos Toledo Magigo. Rutas por Toledo

    Dossier misterios Toledo Oculto

    Imágenes Visitas guiadas Toledo

    Museo de la España Magica

    Libro Gratis

    Nuestras colaboraciones en Cuarto Milenio

    Nuestras colaboraciones con Miguel Blanco