La Huella templaria en Toledo. Parte II

La Huella templaria en Toledo. Parte II

TRINIDAD TRIFACIAL

Hay ubicada en pleno barrio templario de Toledo una plaza que si bien hoy día se llama plaza de Abdón de Paz, antes y durante siglos se la conoció como la plaza de la Cabeza

Esta referencia a la “Cabeza” y en pleno barrio templario de Toledo, no debe pasarnos desapercibida. Pues una de las referencias claves en torno al “misterio” o “esoterismo” templario, sería la referencia a una supuesta “cabeza mágica” que habría poseído la orden del temple.  Cabeza “parlante” de varios rostros a la que los templarios condenados en París llamaron Baphomet…

Tanto como escultura o como pintura sobre tabla, la idea de que la orden del temple pudiera “adorar” a una “cabeza mágica y parlante”, parecerá estar señalándonos uno de los símbolos más clásicos de la Tradición; símbolo ya rastreable en el mundo grecolatino en la figura de Morfeo así como en la figura de Jano. Al mismo tiempo, la idea de varios rostros en uno, podrá acercarnos al principio esotérico de la “diada cósmica” o unión armoniosa de la dualidad originaria de la que surge la Creación: Lo masculino y lo femenino, lo activo y pasivo, el espíritu y el alma… dualidad armoniosamente unificada en un nivel superior de orden y equilibro que en el ámbito de la alquimia, corresponderá a la figura del andrógino.

Por otra parte, el símbolo de una “cabeza mágica” que hablará diversas lenguas, podrá apuntar precisamente, al conocimiento superior al que da acceso la realización del misterio alquímico del andrógino.

En todo caso, la idea de un “Baphomet templario”, podrá sernos sugerida no solo por las confesiones de los templarios en el juicio que se llevo a cabo contra ellos, sino también por la curiosa insistencia con la que la idea de la cabeza aparece vinculada al mundo templario. Ocurre así con la adoración a la cabeza de San Saturio en Soria, a la de Gregorio Ostiense en Sorlada, o la de San Guillermo en Amotegui. Todas ellas en enclaves templarios. Por otro lado, en esa línea de una vinculación entre el símbolo de la “cabeza parlante” y el saber alquímico, en Toledo tendremos la referencia a una leyenda según la cual, don Enrique de Villena (reputado “ocultista y alquimista” castellano del siglo XV), habría poseído una cabeza parlante que le habría dictado sus tratados alquímicos. Esta idea de la cabeza parlante y de varios rostros, como fuente de conocimiento y símbolo de la obra alquímica, se repetirá en otras leyendas no ya toledanas o españolas, si no también europeas.

Más significativo aún si cabe será la leyenda recogida en Las mil y una noches según la cual en el jefe de los “Asesinos”, el llamado “Viejo de la Montaña”, habría poseído también una cabeza parlante. Siendo esta secta religiosa islámica uno de los clásicos del esoterismo musulmán, su vinculación con un “aparente” Baphomet, no podrá pasarnos desapercibida…

Respecto de esta imagen y símbolo de una cabeza mágica de varios rostros, en Toledo no podemos dejar de hacer referencia  al convento de Santo domingo el Antiguo, y a la presencia en el mismo de una tabla policromada de interesantes referencias heréticas y de manifiesto calado esotérico.

La susodicha obra, representará un Cristo de tres rostros, en el que los dos de los lados confluyen en el del centro. Al tiempo que sostiene entre sus manos un triángulo invertido de referencias heréticas con un Dios que sería una única persona manifestada en tres ámbitos diferentes; como Padre, como Hijo, y como Espíritu Santo. Y no una realidad unitaria y trinitaria a un tiempo, de tres personas que son una, tal como recogería el dogma de la santísima trinidad en el catolicismo. El cuadro en sí, a pesar de su relación con la herejía sabeliana, tendrá una impronta “bafomética” clara, más aún cuando resulta ser casi idéntico al Cristo de tres rostros del Monasterio de Tulebras. Encomienda templaria por antonomasia en Navarra. El cuadro a punto estuvo de ser quemado por la inquisición, inexplicablemente se salvo si bien fue retirado de la vista y guardado en un sótano del convento. Del autor del mismo nada se sabe…

Por otra parte en Toledo, también poseeremos una leyenda que directamente nos apuntará al mito del Baphomet.  Es la leyenda del monje Gerberto de Aurillac, arzobispo de Reims y Rávena, que habría llegado a Toledo a aprender las artes mágicas para usar éstas en su carrera eclesiástica, y al que una cabeza parlante “fabricada” en Toledo, habría orientado y revelado el camino al éxito. Tanto así que habría llegado a Papa, convirtiéndose en Silvestre II. El “Papa Mago” que ocupó la sede de san Pedro en el año 1000.

Siglos después, cuando desaparezca la orden de temple, surgirá la leyenda de que el Baphomet de los templarios, no era sino la antigua “cabeza mágica” de Silvestre II. Cabeza “fabricada” o encontrada en Toledo. Como si por decirlo así, la “ciencia del Baphomet”, pudiera haberse estudiado y aprendido en la “cátedra de nigromancia” de Toledo…

Viendo el enigmático rostro del Cristo “trifaz” de Santo Domingo el Antiguo, no puedes sino pensar que sea como fuera, el misterio templario hará parte en todo caso, del secreto y encanto de Toledo…

*

El dédalo de callejas y plazas de Toledo, y el inmenso caudal de historias, leyendas, anécdotas y tradiciones de la ciudad, se entremezclan para invitarnos a seguir un ensueño evocador de Templarios y Misterios. Un pasear errabundo por Toledo tras el cual se esconde muchas veces, la llamada del Espíritu… De todo ello nuestras rutas por Toledo y como si de un auténtico juramento templario se tratará, dan cuenta… 

  •  

    Reservar rutas por Toledo

    Ofertas rutas nocturnas Toledo

    YouTube Paseos Toledo Magigo. Rutas por Toledo

    Dossier misterios Toledo Oculto

    Imágenes Visitas guiadas Toledo

    Museo de la España Magica

    Libro Gratis

    Nuestras colaboraciones en Cuarto Milenio

    Nuestras colaboraciones con Miguel Blanco